jueves, 3 de junio de 2010

La DPZ edita un nuevo volúmen del "Archivo de la Tradición Oral de Aragón"

3.6.2010.

 


 

La provincia de Zaragoza conserva un importante acerbo de tradición oral en su historia y la mejor manera de conservarlo y hacerlo accesible al público es a través de un soporte tangible. Por eso, el filólogo Luis Miguel Majén, fundador del Archivo de Tradición Oral en Aragón, ha sacado a la luz el libro "Músicas de la Tierra, melodías, bailes y músicos populares en la provincia de Zaragoza".

Tras más de diez años de investigación y estudio, el objetivo de esta publicación es demostrar que a través de la tradición oral "podemos conocer mejor nuestra historia y ver como a lo largo de los siglos la provincia ha sido una tierra de acogida de muchos pueblos que han traído su música y sus instrumentos", ha destacado el autor. El volumen, que recoge tradiciones orales de las cuatro últimas décadas desde la más antigua como la flauta de boto hasta los más actuales como los instrumentos de banda, se acompaña de unas 500 fotografías y de dos CD´S con 61 canciones.

Se trata de un "soporte donde queda recogida la memoria colectiva y la identidad social" y que es una "polifonía de sonidos que tiene como protagonistas a los hombres y mujeres libros que son depositarios de una cultura heredada de generación en generación", ha apuntado la diputada de Cultura de la DPZ, Cristina Palacín.

La presentación pública del libro tendrá lugar el próximo domingo a las 12.00 horas en la capilla de la Iglesia de Santa Isabel y el acto estará amenizado con las actuaciones de distintos grupos de folclore aragonés venidos de la provincia.

Los municipios de Zaragoza también podrán solicitar su presentación, que estará acompañada de una exposición itinerante que contribuya de forma gráfica a dar a conocer este patrimonio oral.


Retrato de una provincia

El libro se ha dividido en ocho capítulos dedicados a 'Pastores flautistas'; 'Gaiteros, dulzaineros y tamborileros'; 'Gaiteros de boto'; 'Pandereteros y otros percusionistas'; 'Tañedores y rondadores'; 'Músicos de banda'; 'Cantadoras y cantadores' y 'Bailadores, danzantes y contradanceros'.

En el caso de los 'Pastores flautistas', se subraya la gran tradición de este instrumento en la provincia y el uso de la flauta de ala de buitre, "una de las más antiguas usadas por el hombre para hacer instrumentos musicales", apunta Bajén.

También destaca el protagonismo de instrumentos de aire como la gaita en las fiestas de la provincia, ya que "por su versatilidad participaban en actos religiosos y profanos", y el "gran número" de dulzaineros" que existen en municipios como Gallur.

En este mismo sentido, explica que ha dedicado un capítulo a la gaita de boto aragonesa por ser "un instrumento único" que aún se mantiene en los Monegros y localidades como Pina de Ebro. En este apartado también presenta a la saga 'los Brujos de La Almolda', con "al menos cuatro generaciones" dedicadas a este instrumento y en la que "aún toca el tataranieto".  

Además, incide en la "gran tradición" de un instrumento como la pandereta y recordó al "rey" de la pandereta: "el tío Pichines de Tauste". Entre otros ejemplos, apunta que el libro también recupera otras tradiciones, como el Dance y la Contradanza de Cetina, los desparecidos bailes de las cintas de Aguilón, Fuendetodos, Tosos y Valmadrid, o los dances procesionales de Monterde, Balconchán, Murero, Paniza y Longares.


Archivo de Tradición Oral

La diputada de Cultura de la Diputación Provincial de Zaragoza, Cristina Palacín, ha destacado esta publicación que completa el archivo de tradición oral de Aragón y de la provincia de Zaragoza. Un proyecto "pionero" en España, iniciado hace 20 años por la Asociación Cultural de Villanuey y que fue auspiciado por la Diputación de Zaragoza.

Otras publicaciones de este proyecto pertenecen a un volumen editado en 1994 sobre la tradición oral en las Cinco Villas y otro de 2003 que recogía la del Moncayo.

Todos los fondos están disponibles en la Biblioteca de la DPZ, donde se ha creado un archivo sonoro, con 80 CD de audio, y también una base de datos con las imágenes recogidas durante la investigación, que suman 4.000 imágenes digitalizadas.

lunes, 1 de marzo de 2010

De lo que se habló en Zaragoza este més de febrero: crisis, crisis, crisis

1.3.2010.

 


Por: Iscar /en Aragón Liberal

En Zaragoza se han celebrado a un promedio de dos Conferencias semanales, con gran asistencia de público. El Colegio Mayor Miraflores ha patrocinado tres de ellas.
 
 
He asistido a cuatro de ellas y todas las salas estaban llenas, recuerdo la conferencia de D. Manuel Pizarro, que la gente hacía cola en el Palacio de La Infanta, para poder coger un sitio, y hubo que habilitar una sala para que el público la pudiera seguir por vídeo. Estas son las notas que me he tomado.


Hay datos que son muy elocuentes e irrefutables, tenemos un déficit del 11 % del PIB, el paro alcanza el 20 % y en cifras absolutas son 4,5 millones de desempleados, el PIB ha descendido 5 puntos porcentuales. Este es el  escenario. En este año que estamos solo hay previsiones para un estancamiento y en el 2011, un crecimiento del 1 %, y pocas previsiones de creación de empleo.

Los conferenciantes son muy cautos y te dejan que saques tus conclusiones, pues no las dicen directamente.

La crisis que tenemos no  tiene la culpa el gobierno en su totalidad, pero con su negativa a aceptarla hemos perdido dos preciosos años.

El déficit ha aumentado peligrosamente por las ayudas y subvenciones, ya que el Sr. Zapatero está atado de pies y manos por los sindicatos y según dice él por su propia ideología. Y para terminar la comisión formada los tres miembros del gobierno no encontrará medidas para salir de la recesión, sencillamente por la postura rígida del gobierno en no ceder antes las propuestas  de los partidos.

Veremos muy pronto las grandes diferencias y la ruptura.

El panorama no es muy optimista, solo nos queda esperear que no se cumplan los pronósticos.
 
ISCAR

viernes, 29 de enero de 2010

Entra en servicio la nueva instalación de Alfajarín del servicio público de residuos de construcción y demolición de Zaragoza y su área metropolitana

29.1.2010.

 


En Aragón Liberal

Esta planta se suma a la de Bárboles para valorizar y eliminar los residuos de construcción de Zaragoza y su área de influencia, correspondiente a la zona VI del servicio público

Las instalaciones definitivas de tratamiento de estos residuos en ambas localidades, en construcción, supondrán una inversión de más de 100 millones de euros entre construcción y explotación


La nueva instalación de Alfajarín del servicio público de residuos de construcción y demolición entra en servicio con la publicación hoy en el BOA de la correspondiente Orden del Departamento de Medio Ambiente. Así, los productores y gestores de residuos de construcción y demolición de Zaragoza y su entorno, correspondiente a la Zona VI, dispondrán de dos instalaciones del servicio público de eliminación y valorización de escombros donde gestionar correctamente sus residuos, esta de Alfajarín y la que ya estaba en funcionamiento en Bárboles.

En concreto, estas instalaciones prestarán servicio a los 17 municipios englobados dentro de la Zona VI: Alfajarín, Bárboles, Botorrita, Cadrete, Cuarte de Huerva, Farlete, Jaulín, María de Huerva, Marracos, Mozota, Nuez de Ebro, Osera de Ebro, Pastriz, La Puebla de Alfindén, Utebo, Villafranca de Ebro y Zaragoza.

En abril del año pasado se dispuso la implantación de este servicio público de eliminación de residuos de construcción y demolición de forma progresiva, por zonas y por fases. Así, ambas instalaciones se encuentran en una primera fase de implantación con un almacenamiento temporal mientras se construyen las instalaciones definitivas para la fase normal de explotación. 

Estas instalaciones definitivas en la Zona VI de Zaragoza suponen inversiones por un importe para la construcción y la gestión durante 25 años de las instalaciones que supera los 100 millones de euros, siguiendo el modelo de concesión de obra pública.

250.000 toneladas de capacidad

Sólo la construcción de la misma requerirá una inversión de 17,8 millones de euros y a los empleos generados durante esta fase se sumarán los 14 empleos directos en explotación. Las obras constituirán una red integrada de instalaciones de valorización y eliminación de residuos de construcción y demolición y está previsto que las instalaciones puedan gestionar 250.000 toneladas año. Cada instalación tendrá dos tipos de infraestructuras de gestión final de los residuos: plantas de reciclaje de residuos y vertederos de cola asociados a las plantas para la gestión de rechazos de valorización. Además, contará cada una de ellas con un aula de educación ambiental para la difusión de la gestión de los residuos y  educar en la prevención.


La nueva instalación de Alfajarín adscrita al servicio público cuenta con la pertinente autorización de vertedero requerida por el Real Decreto 1481/2001 y con la licencia ambiental de actividades clasificadas a la que está sujeta la construcción y explotación de este tipo de infraestructuras medioambientales.

El gestor del servicio público recuperará los materiales de construcción para producir áridos reciclados y otros materiales de construcción de segunda generación, la elaboración de suelos para recuperar espacios degradados y otras actividades de valorización eliminándose sólo aquellas fracciones no valorizables. Con esta red de instalaciones se logrará el objetivo de valorización material de al menos el 50% de los residuos gestionados en la Zona.

La construcción de instalaciones sumadas a las ya adjudicadas permitirá dar cobertura al 73% de los residuos de construcción generados en la Comunidad Autónoma de Aragón. De esta manera se satisfará la demanda de operaciones de reciclaje, valorización y eliminación de residuos de construcción y demolición garantizando la consecución de la autosuficiencia en la eliminación de estos residuos y la aplicación del principio de quien contamina paga .  

Servicio público

El tratamiento de residuos de construcción y demolición fue declarado servicio público autonómico mediante la Ley 26/2003, de Medidas Tributarias y Administrativas, y se viene desarrollando, tal como establece del Plan de Gestión Integral de los Residuos de Aragón (GIRA).

Para la prestación del servicio público de eliminación y valorización de residuos de construcción y demolición, la Comunidad Autónoma de Aragón se ha dividido en seis zonas, según criterios de proximidad, optimización y minimización de costes para los productores. De esta manera, la Comunidad Autónoma contará con una amplia red de más de cincuenta instalaciones distribuidas a lo largo de todo el territorio aragonés.

Mediante el modelo que se sigue de concesión de obra pública, el emplazamiento de las instalaciones es definido por el adjudicatario, que aporta los terrenos para las instalaciones con tamaño suficiente y con las características apropiadas para la implantación del tipo de infraestructuras requeridas, teniendo en cuenta una vida útil de al menos 25 años y las posibles ampliaciones.

Las tarifas se determinarán en aplicación del principio quien contamina paga y del principio de recuperación de costes, de manera que se repercutirá al usuario los costes de gestión en función del tipo y volumen de los residuos.

Tratamiento

Esta red de instalaciones permitirá el acopio de residuos de construcción y demolición, su caracterización y pesaje. Cada inst/alación tendrá una planta de valoriznación fija de residuos, dos básculas, dedicando una de ellas a pesaje de camiones a la entrada y la otra a pesaje a la salida, dotando a la instalación de la máxima flexibilidad y fiabilidad.

En cada instalación, los residuos recibidos serán sometidos a una inspección visual y control de caracterización, pesados en el vehículo de transporte y descargados para su clasificación. Los residuos serán sometidos a un triaje para la separación de impropios y gestión externa de residuos peligrosos y no peligrosos que aparezcan mezclados con los de construcción y demolición tales como latas de pintura, fluorescentes, voluminosos, urbanos, etc. Asimismo, se separarán residuos valorizables como maderas y metales. Cada planta de valorización se compone de un precribador, una trituradora de mandíbulas para el triturado primario, molino de impactos para el triturado secundario, criba para clasificación del árido reciclado por tamaños, separación neumática de fracción ligera y separación magnética.

Finalmente, se procesarán los residuos a un proceso de machaqueo para la obtención de materias primas de segunda generación tales como áridos reciclados o suelos de relleno. Los rechazos de valorización serán gestionados en las tres instalaciones de la zona. Los vertederos aplicarán en su construcción las mejores técnicas disponibles y se ajustarán a los requisitos del Real Decreto 1481/2001, de 27 de diciembre, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero. Los vertederos contarán con una zona de servicios, separada de la zona de gestión donde se encentrarán el edificio de control y de explotación.

lunes, 11 de enero de 2010

La Diputación de Zaragoza abre el plazo para solicitar ayudas en proyectos de Desarrollo y Solidaridad Internacional por un importe de 731.500 euros

10.1.2010.

 


En Aragón Liberal

Los proyectos tienen que entregarse a lo largo del mes de enero y en esta convocatoria se ha simplificado la tramitación, que se podrá hacer por medios informáticos, así como la justificación, tal y como venían solicitando la diferentes ONG,s.

La convocatoria que rige las ayudas que la Diputación de Zaragoza  convoca todos los años para proyectos de desarrollo y solidaridad internacional ya han sido publicadas en el Boletín de la Provincia. En dichas bases se recoge que el importe de la subvenciones asciende en este ejercicio a 731.500 euros, lo que supone un incremento del 3% con respecto al año anterior. A este presupuesto hay que sumar las cantidades que se destinan en cada ejercicio para ayudas de emergencia y que suele rondar los 60.000 euros.

Los proyectos tienen que entregarse a lo largo del mes de enero y en esta convocatoria se ha simplificado la tramitación, que se podrá hacer por medios informáticos, así como la justificación, tal y como venían solicitando la diferentes ONG,s.

Mientras que los beneficiarios del plan de cooperación son las organizaciones no gubernamentales, las entidades públicas o privadas de los países del Tercer Mundo y los colectivos sin fines de lucro legalmente constituidos, los objetivos se centran en satisfacer las necesidades básicas de la población, relacionadas con alimentos, viviendas, salud, educación, servicios sociales o pequeñas infraestructuras; impulsar, desarrollar y ejecutar acciones de desarrollo local sostenible y sostenido, mediante la ejecución de infraestructuras y equipamientos para la prestación de servicios básicos, y acciones de sensibilización, como promover el comercio justo y la ayuda humanitaria.

En cuanto a los países destinatarios de las ayudas, existen unas prioridades que se centran en determinados países de América Latina y el África subsahariana. Pero también se tienen en consideración países como  Palestina, Sáhara occidental, zonas de África y Asia que acogen refugiados saharauis y palestinos, India, Pakistán, Afganistán y Marruecos.