viernes, 23 de enero de 2009

Tres nuevas instalaciones tratarán los residuos de construcción de Zaragoza

Tres nuevas instalaciones tratarán los residuos de construcción de Zaragoza
 
El Departamento de Medio Ambiente ha adjudicado la Zona VI de este servicio público por un importe que supera los cien millones de euros para la construcción y gestión de las instalaciones durante 20 años
 
Las infraestructuras se ubicarán en Zaragoza, Alfajarín y Bárboles y durante su explotación se generarán 34 empleos directos
 
 

El Departamento de Medio Ambiente ha adjudicado la construcción de tres instalaciones para el tratamiento de los residuos de construcción y demolición en la Zona VI compuesta por 17 municipios: Alfajarín, Bárboles, Botorrita, Cadrete, Cuarte de Huerva, Farlete, Jaulín, María de Huerva, Marracos, Mozota, Nuez de Ebro, Osera de Ebro, Pastriz, La Puebla de Alfindén, Utebo, Villafranca de Ebro y Zaragoza. El presupuesto de adjudicación es de 103.313.033 euros, que incluye la construcción de las instalaciones y su explotación durante 25 años, siguiendo el modelo de concesión de obra pública.

 

La construcción requerirá una inversión de 12,4 millones de euros y a los empleos generados durante esta fase se sumaran los 34 empleos directos en explotación. Las obras han sido adjudicadas a la Construcciones Mariano López Navarro, S.A. (MLN), y constituirán una red integrada de instalaciones de valorización y eliminación de residuos de construcción y demolición, compuesta por 3 instalaciones. La directora general de Calidad Ambiental y Cambio Climático, Marina Sevilla, ha anunciado que las tres instalaciones, que está previsto que puedan gestionar 865.000 toneladas año, se ubicarán respectivamente en los términos municipales de Alfajarín, Bárboles y Zaragoza. Cada instalación tendrá dos tipos de infraestructuras de gestión final de los residuos: plantas de reciclaje de residuos y vertederos de cola asociados a las plantas para la gestión de rechazos de valorización.

 

Esta adjudicación se suma a la de la Zona III, con un importe que supera los 25 millones de euros y dará servicio a través de siete instalaciones a las comarcas de Cinco Villas, Ribera Alta del Ebro, Campo de Borja, Tarazona y el Moncayo y Valdejalón. Con ambas adjudicaciones se alcanzará el 70 por ciento, unas 950.000 toneladas al año, del volumen total previsto tratar a través por el servicio público, que dispondrá una completa de red de instalaciones por toda la Comunidad Autónoma , según ha señalado Marina Sevilla.

 

El tratamiento de residuos de construcción y demolición fue declarado servicio público autonómico mediante la Ley 26/2003, de Medidas Tributarias y Administrativas, y se viene desarrollando, tal como establece del Plan de Gestión Integral de los Residuos de Aragón (GIRA), mediante el Decreto 1481/2001, de 27 de diciembre, del Gobierno de Aragón, por el que se regula la producción, posesión y gestión de los residuos de construcción y demolición

 

Para la prestación del servicio público de eliminación y valorización de residuos de construcción y demolición, la Comunidad Autónoma de Aragón se ha dividido en seis zonas, según criterios de proximidad, optimización y minimización de costes para los productores. De esta manera, la Comunidad Autónoma contará con una amplia red de más de cincuenta instalaciones distribuidas a lo largo de todo el territorio aragonés.

 

Mediante el modelo que se sigue de concesión de obra pública, el emplazamiento de las instalaciones es definido por el adjudicatario, que aporta los terrenos para las instalaciones con tamaño suficiente y con las características apropiadas para la implantación del tipo de infraestructuras requeridas, teniendo en cuenta una vida útil de al menos 25 años y las posibles ampliaciones.

 

Las tarifas se determinarán en aplicación del principio quien contamina paga y del principio de recuperación de costes, de manera que se repercutirá al usuario los costes de gestión en función del tipo y volumen de los residuos.

 

 

Tratamiento

 

Esta red de instalaciones permitirá el acopio de residuos de construcción y demolición, su caracterización y pesaje. Cada instalación tendrá una planta de valorización fija de residuos, dos básculas, dedicando una de ellas a pesaje de camiones a la entrada y la otra a pesaje a la salida, dotando a la instalación de mayor flexibilidad y fiabilidad.

 

En cada instalación, los residuos recibidos serán sometidos a una inspección visual y control de caracterización, pesados en el vehículo de transporte y descargados para su clasificación. Los residuos serán sometidos a un triaje para la separación de impropios y gestión externa de residuos peligrosos y no peligrosos que aparezcan mezclados con los de construcción y demolición tales como latas de pintura, fluorescentes, voluminosos, urbanos, etc. Asimismo, se separarán residuos valorizables como maderas y metales. Cada planta de valorización se compone de un precribador, una trituradora de mandíbulas para el triturado primario, molino de impactos para el triturado secundario, criba para clasificación del árido reciclado por tamaños, separación neumática de fracción ligera y separación magnética.

 

Finalmente, se procesarán los residuos a un proceso de machaqueo para la obtención de materias primas de segunda generación tales como áridos reciclados o suelos de relleno. Los rechazos de valorización serán gestionados en los cinco vertederos de la zona. Los vertederos aplicarán en su construcción las mejores técnicas disponibles y se ajustarán a los requisitos del Real Decreto 1481/2001, de 27 de diciembre, por el que se regula la eliminación de residuos mediante depósito en vertedero. Los vertederos contarán con una zona de servicios, separada de la zona de gestión donde se encentrarán el edificio de control y de explotación.

 

Noticias relacionadas:

Adjudicada la construcción de siete instalaciones de tratamiento de residuos de construcción y demolición por 25 millones de euros

Aragón fija sus objetivos para la gestión de residuos hasta el año 2015

Aprobado el Decreto que recoge el Catálogo Aragonés de Residuos

domingo, 11 de enero de 2009

AcuaEbro realiza pruebas de funcionamiento en los abastecimientos del Bajo Ebro Aragonés y del embalse de Calanda a municipios del Bajo Aragón

11.1.2009.


En Aragón Liberal

Estas dos actuaciones han supuesto una inversión por parte del Gobierno de España de 29.334.251 euros


Entrarán en servicio oficialmente cuando concluyan las pruebas en todos los tramos


09 ene. 2009- La sociedad estatal Aguas de la Cuenca del Ebro (AcuaEbro), dependiente del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, está desarrollando las pruebas de funcionamiento de los sistemas en el abastecimiento del Bajo Ebro Aragonés que toma aguas del Canal de Sástago y en el abastecimiento de agua a "Alcañiz, Calanda, Castelserás y otros", con agua procedente del embalse de Calanda. Ambas obras están concluidas y han pasado a su fase de pruebas para comprobar su correcto comportamiento. Estas dos actuaciones han supuesto una inversión por parte del Gobierno de España de 29.334.251 euros.


AcuaEbro ha sido la encargada de la ejecución de los dos proyectos que han contado con financiación de la Unión Europea. El 85% del coste elegible de las dos obras se ha invertido con cargo al Fondo de Cohesión, mientras que el resto de la financiación es a cargo de los municipios beneficiarios.


En el caso del abastecimiento a las localidades del Bajo Aragón turolense, la actuación permitirá disponer de agua de mayor calidad para una población de cerca de 22.000 habitantes en las localidades de Alcañiz, Calanda, Castelserás, Valdealgorfa, Torrecilla de Alcañiz, La Codoñera, Torrevelilla y Belmonte de San José, en la provincia de Teruel. La dotación total prevista para abastecer a los municipios es de 3,2 hm3 al año.


Actualmente, las pruebas se realizan en el tramo de Calanda y Castelserás y la próxima semana llegará a Alcañiz y posteriormente, al resto de localidades. La potabilizadora construida en Calanda también se comprueba en paralelo con el resto del sistema con lo que, una vez concluyan las pruebas en todos los tramos, la obra se pondrá en servicio oficialmente.


Esta actuación ha supuesto una inversión de 7.628.775 euros y se compone de un sistema de tuberías de 58 km y la construcción de una estación de tratamiento de agua potable en cabecera, en la localidad de Calanda. Además, durante la fase de ejecución se incluyó en el proyecto la construcción de un nuevo depósito de agua en Alcañiz.


El eje principal de 19 km une el embalse con la localidad de Alcañiz y de él se deriva el agua a Calanda y Castelserás. Desde este último municipio se distribuye a Valdealgorfa mediante una impulsión directa a su depósito y al resto a través de una impulsión al depósito actual de la Mancomunidad de aguas potables del Mezquín.


Bajo Ebro


Por su parte, la obra para el abastecimiento de los núcleos del Bajo Ebro aragonés, también se encuentra en fase de pruebas del sistema. Las localidades beneficiadas están ubicadas en el corredor del Ebro en ambas márgenes entre Alfajarín y Sástago y son Alborge, Alfajarín, Alforque, Cinco Olivas, Gelsa de Ebro, La Zaida, Nuez de Ebro, Pina de Ebro, Quinto de Ebro, Sástago, Velilla de Ebro y Villafranca de Ebro.


En las primeras comprobaciones el agua ha llegado a todas las localidades excepto Nuez de Ebro, Alfajarín y Quinto de Ebro. Una vez se alcancen estos tramos, la obra se pondrá en servicio oficialmente.

La actuación ha supuesto una inversión de 21.611.580 euros y consiste en la toma de caudales en el final del Tramo I del Canal de Sástago, la conducción de suministro, dos balsas reguladoras, la conducción en alta a los núcleos del abastecimiento y la conexión a las instalaciones municipales.

La toma en el Canal de Sástago se realiza en la terminal de Valgrande. Respecto a las balsas se han diseñado dos para facilitar las operaciones de mantenimiento. El volumen total de agua embalsada será de 407.448 m³. Desde allí parte la conducción en alta a los núcleos que se ha dividido en ocho tramos en función de las carreteras a las que discurre paralela.

jueves, 8 de enero de 2009

Una razón para que los políticos en Aragón trabajen y no divaguen: el Paro aumenta el 7,73 % en diciemre.

Terminada la Expo, en pleno proceso de crisis, es el momento de remodelar una economía que no agobie la iniciativa empresarial y que recupere la confianza del inversor. Hay trabajo.

8.1.2009.-  El Paro en Aragón ha subido el 7,73% eb el mes de diciembre. El principal sector de caída: la construcción con un 19,1%
Por: Redacción

Aragón registró en el mes de diciembre un total de 4.825 nuevos parados, un 7,73% más que el mes anterior con lo que el número de personas en desempleo se sitúa en estos momentos en 67.266 en la Comunidad Autónoma. Un problema serio para que nuestros políticos se dediquen a fortalecer la economía y no a divagar o imponer ideologías. Es hora de que se dejen de "comernos el coco" y trabajen por los ciudadanos para no ahogar la economía.